Medidas preventivas de Air Canada

En Air Canada, nuestro valor principal es Seguridad Primero, para nuestros empleados y nuestros clientes. A la luz de los recientes desarrollos de COVID-19, nos gustaría compartir con usted algunas de nuestras medidas preventivas y responder a las Preguntas más frecuentes (FAQ) para ayudarlo a sentirse más informado cuando viaje.

Queremos asegurarle que proteger a nuestros clientes del riesgo de infección por enfermedades transmisibles siempre ha sido parte de nuestros protocolos de seguridad. Si bien el COVID-19 actual se identifica recientemente, se comporta como otros coronavirus humanos en los que hemos desarrollado experiencia en la gestión en un entorno de aeronave.

Air Canada sigue rigurosamente la guía de todas las autoridades sanitarias relevantes y sigue las mejores prácticas demostradas en la prevención y el manejo de enfermedades transmisibles en la industria del transporte aéreo. Además, en el último año, establecimos una asociación con una compañía externa que monitorea enfermedades infecciosas en todo el mundo y nos brinda información en tiempo real para garantizar que estamos equipados para tomar las mejores decisiones en el mejor momento.

De unas cuantas maneras. En primer lugar, en los vuelos en los que sea posible, nuestros encargados de la puerta reasignarán de manera expeditiva los asientos de los clientes en nuestra cabina de clase Economy, a fin de tener la menor cantidad posible de personas sentadas una al lado de otra. Tenga en cuenta que no se cambiarán los asientos de los pasajeros de la misma reserva de manera proactiva.

En segundo lugar, si no podemos establecer el distanciamiento social adecuado, los clientes podrán elegir viajar en un vuelo posterior sin ningún costo adicional.

Asimismo, nuestro proceso de embarque se ha adaptado temporalmente para disminuir el contacto social.

Cada caso es diferente. Sin embargo, tenemos un protocolo general de que cuando un pasajero que parece estar mal intenta registrarse o abordar un avión, nuestros agentes harán consultas al cliente con respecto a su salud. Esto puede incluir consultas con nuestro propio servicio médico o con un proveedor de servicios de salud externo. En los casos en que tengamos motivos para creer que alguien puede no ser apto para viajar, también podemos negarle al cliente el embarque para su propio bienestar y el de otros clientes y empleados.

 

Air Canada cuenta con protocolos bien establecidos para el manejo de pasajeros que presentan síntomas de enfermedades transmisibles y nuestros equipos están bien capacitados para manejar estas situaciones. Durante el vuelo, nuestra tripulación de Flight Deck también tiene la capacidad de estar en contacto directo con autoridades médicas que pueden asesorarlo en tiempo real. Si se determina necesario, las autoridades sanitarias se reunirán con la aeronave para evaluar y dar seguimiento según sea necesario.

 

Al igual que con todos los protocolos de enfermedades transmisibles, si alguien da positivo por el virus después de haber viajado en un vuelo, la autoridad de salud correspondiente notifica a Air Canada. Dependiendo del perfil de transmisión de la enfermedad, se nos da un protocolo estricto en cuanto a quién se requiere para el rastreo de contactos. En la mayoría de las situaciones, la información de las personas situadas 3 filas delante y detrás de la persona infectada se proporciona a la autoridad sanitaria.

Es responsabilidad de la autoridad sanitaria ponerse en contacto con los pasajeros y avisarles de la situación. En la mayoría de los casos, las cuadrillas que trabajan principalmente en las filas específicas también se incluyen en el rastreo de contactos. Debido a las leyes de privacidad, los nombres no se pueden divulgar a nadie que no sea la autoridad de salud pública.

Además de otras medidas, se realiza un acondicionamiento profundo de la aeronave según la guía PHAC que incluye productos desinfectantes de grado hospitalario que tienen una actividad microbiana de amplio espectro y son efectivos contra el coronavirus humano.

Nuestras aeronaves están equipadas con filtros de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA) que capturan efectivamente el 99.9% de las partículas del aire recirculado en la cabina de la aeronave. Esto incluye organismos microbianos como bacterias y virus. Estos filtros son similares a los utilizados en las habitaciones de los hospitales y, al igual que los de las habitaciones de los hospitales, refrescan el aire de la cabina cada 2 a 3 minutos para un total de 20 a 30 cambios de aire por hora.

Los coronavirus se eliminan fácilmente mediante la limpieza y desinfección rutinaria de las superficies.  Air Canada utiliza productos de limpieza, entre los que se incluyen desinfectantes de tipo hospitalario, que tienen una actividad antimicrobiana de amplio espectro y que han demostrado ser efectivos contra el coronavirus humano.

Cuando una aeronave está en tránsito (cuando completa un viaje y está lista para “dar la vuelta”), se desinfectan todas las zonas de la aeronave que se tocan con frecuencia, incluidos los lavabos, las cocinas a bordo y las bandejas. Las aeronaves que permanecen durante la noche en una estación reciben una desinfección completa que incluye la limpieza y desinfección de todas las superficies duras, con especial atención a las superficies que se tocan con frecuencia, como apoyabrazos, pantallas de entretenimiento, ventanas y persianas, luces, controles de ventilación y de llamada, controles de los asientos, baños y hebillas de los cinturones de seguridad. Según las indicaciones del PHAC y otros recursos, los coronavirus no sobreviven en materiales blandos (apoyacabezas, fundas de asientos, alfombras, etc.). De todos modos, estos se reemplazan si se ensucian con fluidos biológicos.